Meditación Samatha

Shamatha significa “morar en calma” o “tranquilidad”.

La meditación samatha calma la mente y enfoca la consciencia.

Promueve las emociones positivas y expande nuestras perspectivas.

También es llamada presencia mental, mindfulness o meditación de concentración.

Esta forma de meditación es una preparación esencial para las técnicas de vipassana, sin esta base es muy poco probable que surja la visión que la meditación vipassana pretende fomentar. Nuestro estado mental normal está muy desconcentrado y dividido, nublado por emociones negativas, demasiado limitado en su punto de vista para ver la realidad tal como es.

La postura de siete puntos de Vairochana es un conjunto antiguo de puntos para una postura que, se dice, alinean el cuerpo físico con nuestro cuerpo energético. La postura ha sido practicada por miles de años por yoguis hindúes y budistas. Los siete puntos son:

  1. Siéntate con las piernas cruzadas.
  2. Las manos en tu regazo o en las rodillas.
  3. Mantén la espalda erguida.
  4. Ensancha los hombros para abrir el centro del corazón.
  5. Baja la barbilla.
  6. Abre la boca ligeramente con la lengua descansando en el techo de la boca.
  7. Ojos abiertos con la mirada aproximadamente al ancho de cuatro dedos delante de la punta de la nariz.

La siguiente es una meditación en la respiración básica que viene de la tradición Vajrayana:

  • Ajusta el cuerpo en una posición cómoda y empieza la práctica al volverte consciente de tu respiración. Nota la inhalación y la exhalación.
  • Mientras notas la respiración, continúa dejando ir los pensamientos a medida que surgen. Cada vez que te distraigas al engancharte con un pensamiento, regresa a la respiración. Sigue haciendo esto una y otra vez.
  • Eventualmente, a medida que exhalas, vuélvete consciente de tu respiración escapándose y disolviéndose en el espacio. Experimenta lo mismo con la inhalación.
  • Yendo más despacio, empieza a permitir a tu conciencia mezclarse en el espacio abierto con la respiración, en ambas, la inhalación y la exhalación.
  • Para profundizar en la práctica, empieza a mantener la respiración después de la inhalación por unos segundos antes de exhalar. Al hacer esto, estás dividiendo la respiración en tres partes: inhalación, suspensión y exhalación. Sigue haciendo esto.
  • A medida que inhalas, empieza a cantar om a ti mismo. A medida que suspendes canta ah. Mientras exhalas canta hung. Cantar estas sílabas sagradas ayuda a sostener mejor la conciencia y, se cree, purifica nuestras mentes.
  • A medida que continuas con la exhalación, relájate más. Continúa con la práctica de la conciencia dejando ir los pensamientos y regresando a la respiración. Haz esto tanto como puedas.
Escribe el comentario:
H᠎ T E Y A
 
  • Última modificación: 2024/07/09 11:49